Logo Arquidiocesis

 

 

 

Logo RESAR

     

Noticias

MENSAJE DE BIENVENIDA AL CONGRESO EUCARÍSTICO INTERPROVINCIAL

julio 27, 2019

27 de julio de 2019.

 

 

BIENVENIDA

CONGRESO EUCARÍSTICO INTERPROVINCIAL

 


Muy buenos días, quiero saludarles con afecto y darles la bienvenida  a todos los participantes a este “Congreso Eucarístico Interprovincial” de las provincias eclesiásticas de México y Tlalnepantla. 

Sean bienvenidos todos los laicos y laicas, seminaristas, religiosos, religiosas, sacerdotes y obispos de las Arquidiócesis de México y Tlalnepantla;  de las diócesis de Atlacomulco, Cuernavaca, Tenancingo, Toluca; Cuautitlán, Izcalli, Ecatepec, Teotihuacán, Texcoco, Nezahualcóyotl y Valle de Chalco, queremos vivir hoy una experiencia eclesial en torno a Jesús eucaristía.

Un Congreso Eucarístico es, ante todo, una fiesta de la Iglesia de Cristo, en torno a El, su Señor y Maestro, presente en la Eucaristía. La Iglesia es convocada a reunirse para agradecer al Señor el tesoro más grande que le ha dejado: la Sagrada Eucaristía. Se congrega para reflexionar en torno al misterio eucarístico, para celebrarlo, para adorarlo y para renovar con entusiasmo, fortalecida por Cristo Eucaristía, su compromiso evangelizador en nuestra sociedad actual.

Un Congreso es un espacio que nos ayuda a considerar determinados aspectos del misterio eucarístico , ofreciendo un homenaje de pública veneración, con el vínculo de la caridad y de la unidad y que nos proyecta para ser mejores cristianos, mejores ciudadanos, mejores evangelizadores. 

Los Congresos Eucarísticos tuvieron y tienen aún un papel importante para poner más en relieve y para traducir prácticamente la centralidad de la Eucaristía en la vida y en la misión de la Iglesia de nuestro tiempo.

Como ustedes saben cada cuatro años en nuestro País se realiza el Congreso Eucarístico Nacional, que este año será del 20 al 22 de septiembre en la Arquidiócesis de Mérida, Yucatán; este Congreso va en la línea del Nacional. Ahora qué  alegría que nuestras dos provincias se hayan unido para este acontecimiento, en donde se determinó que la sede fuera aquí en la Arquidiócesis de Tlalnepantla , ya que este año estamos en la celebración del Jubileo por los 500 años de la llegada de la imagen de la Virgen de los Remedios a estas tierras.

Muchas gracias a los Equipos de las Provincias de México y Tlalnepantla, valoramos la preparación tan esmerada y generosa que han puesto para la realización de este Congreso; también de manera especial a los Hermanos Lasallistas que con disponibilidad nos han facilitado estas instalaciones del “Colegio Cristóbal Colón” y a los expositores que generosamente han querido participar, Dios les bendiga.

El Objetivo de nuestro Congreso es: “Despertar de la Comunidad Cristiana ante la Eucaristía”, la necesidad de acercarse a la Iglesia pobre, excluida y necesitada”. Esto en consonancia con el Congreso Nacional que nos pide mirar el impacto social de la Eucaristía, es decir, hacer vida lo que celebramos en el altar. El lema de este Congreso se desglosa del objetivo: “Eucaristía, pan vivo que se parte y se comparte”, inspirado en el pasaje de la multiplicación de los panes, queriendo manifestar que es necesario traducir a la vida cotidiana de cada cristiano lo que celebramos en la Eucaristía”. Vayamos “a vivir lo que hemos celebrado” como dice una de las fórmulas para despedir al pueblo que aparecen en el misal Romano. Los temas que se proponen en este Congreso irán en esa línea; también se presentarán algunos videos donde se pone de manifiesto cómo la Eucaristía se hace vida en la sociedad. Pasar de la fe celebrada a la fe vivida.

Este Congreso quiere ser una expresión de comunión entre las Iglesias de estas dos provincias, para dar un testimonio de unidad, comunión y eclesialidad.

Finalmente quiero invitarlos a vivir plenamente esta experiencia llena fe, esperanza y amor, que Dios Nuestro Señor nos regala.

Pidamos la presencia del Espíritu Santo en nuestro Congreso y la presencia siempre amorosa de nuestra Señora de los Remedios. Así Sea.

  

 

+ José Antonio Fernández Hurtado

Arzobispo de Tlalnepantla